Inicio > Sociales > DULCE COPOAZÚ: Un sabor que quiere conquistar Bolivia – 6.9.2009

DULCE COPOAZÚ: Un sabor que quiere conquistar Bolivia – 6.9.2009

Domingo, 6 de Septiembre de 2009

Por: Anna Infantas

El agricultor Leoncio Tomichá Pardo muestra las plantas de copoazú que habitan en su chaco de la comunidad San Antonio, ubicada al noreste de la capital riberalteña.

Hay muchas formas de escribir su nombre, y todas son válidas… Lo cierto es que no importa cómo se pronuncie o se escriba, su sabor es único y vale la pena probar. En la amazonia boliviana cada vez hay más cabida en los chacos. La planta no sólo tiene un crecimiento rápido, sino que su futuro es promisorio

El olor a naturaleza se siente apenas se llega al aeropuerto de Riberalta. Se va haciendo más intenso a medida que se avanza tierra adentro. La tupida selva se abre ante los ojos, mientras se la recorre por estrechos caminos. Allí, en medio del monte y lejos de la agitada ciudad, se encuentra la parcela de Leoncio Tomichá Pardo.

Estamos en la comunidad de San Antonio, al noreste de la capital riberalteña. Como todo agricultor, el hombre, de 72 años, extiende sus manos callosas y ajadas, en un fuerte apretón… Orgulloso nos muestra su chaco. Resulta curioso que en medio del arroz, maíz, plátano y yuca crezcan plantas de copoazú. “Antes no las conocíamos”, advierte don Leoncio. Y tiene razón. Si bien es un producto amazónico, no era común cultivarlo en Bolivia.

Cuando en 1997 a don Leoncio le hablaron de probar con este nuevo fruto, él lo hizo con cierta cautela. Pero los resultados han valido la pena. Hoy en día lleva cuatro años cultivando copoazú, tiene 450 plantas en más de media hectárea y ha recolectado 1.000 kilogramos.

Muy distinta fue la actitud de Christian Noko Nakamura, que no la pensó dos veces cuando escuchó de este fruto, que algunos dicen que es una palabra tupiguaraní, que significa cacao grande. “A mí me gusta arriesgarme, así que le metí 1.000 plantas de una sola vez”, afirma tajante. Su instinto no le falló. Recientemente, con 1.300 plantas, ha recolectado 6.000 kilos y ha ganado 10.800 bolivianos. “¡Está mejor que andar en burro!”, dice sonriendo. “Es que antes no había más que arroz y castaña, ahora, con el copoazú, la cosecha es larga. Trabajamos con sistemas agroforestales y tenemos actividad todo el año. Es decir, primero, maíz. Cuando lo cosecho, saco castaña. Después recojo el copoazú y enseguida el arroz…”, explica el también vocal de la Asociación de Productores de Copoazú, que tiene 156 socios activos.

Vale la pena detenerse, por un momento, en los sistemas agroforestales a solicitud de Rolvis Pérez, de la Fundación Amigos de la Naturaleza. El técnico, entonces, explica: “En este sistema de cultivo se asocian los árboles maderables (mara, roble, castaña, copaibo) con especies agrícolas (arroz, frejol o copoazú). La idea es combinarlos, que se alternen, se recuperen las zonas degradadas y se generen ingresos”. Hay que reconocer que la Theobroma grandiflorum, como es su nombre científico, no es muy trabajosa. Eso le valió cuando, en la década de los 90, el Instituto Para el Hombre, Agricultura y Ecología (IPHAE) escogió el copoazú de una lista de 12 frutas amazónicas y la presentó como alternativa productiva a los campesinos de la zona, que suelen ser inmediatistas. El copoazú cumplía varios requisitos a favor: el cultivo es rápido (a los cuatro años se tiene una producción comercial) y cuando madura, el fruto cae y tiene un sabor promisorio. Esta planta mediana se distingue fácilmente en los chacos, como el de doña Iris Villanueva Melgar (43).

Una hectárea alberga a 400 plantas, y, en promedio, de cada una se puede obtener diez kilos. Es decir, sacando números, una parcela bien manejada puede estar produciendo entre 4.000 y 6.000 kilos por hectárea. “Es bien nomás”, afirma doña Iris, que lanza sus propias cifras: “Yo saqué, este año, más de 1.000 kilos, sin contar los que nosotros consumimos. Se vende bien”.

La zafra empieza en enero y no termina hasta mayo; durante este tiempo, los cocos se pueden ver regados por la tierra. En el interior se encuentra un 30 por ciento de pulpa (tiene un acidez similar al limón), un 20 por ciento es semilla y un 50 por ciento es la cáscara. Pero después que el IPHAE promovió el sistema agroforestal, nació una asociación y luego se vio la necesidad de buscar mercados para vender; así surgió Madre Tierra Amazonia S.R.L., que completa una cadena productiva, en la que el 30 por ciento de la empresa pertenece a los productores de copoazú.

Ya de vuelta en la ciudad de Riberalta, una moto (el medio de transporte por excelencia en la zona; los taxis son casi inexistentes) se encarga de llevarnos a conocer Madre Tierra. Álvaro Suárez es el gerente. Tras un portón de madera, el joven administrador nos presenta su producto estrella: la pulpa congelada de copoazú. Antes de abrir las frías puertas de las congeladoras donde las guardan, Suárez recorre mentalmente el proceso de trabajo: “Al ser una fruta perecedera, dura cinco días como máximo, se tiene que recoger el fruto todos los días y dejarlo acá, porque una vez que se seca, ya no es apta para pulpa, aunque la semilla sirve, porque de ahí extraemos el cupulate (chocolate) y la manteca. Por suerte las comunidades están cerca”.

Los cocos sanos pesan entre un kilo y un kilo y medio. En una cabaña de recepción se los revisa uno por uno. “Sólo nos interesa el fruto de primera calidad”, agrega el Gerente. Después se lo lava, se lo descascara, una máquina se encarga de sacar la pulpa (cada cinco minutos procesa cinco kilos) y se envasa.

El año pasado, Madre Tierra Amazonia produjo 25 toneladas, en lo que va de 2009 son 33 y la apuesta para 2010 es de 40. “Cada año aumentan las áreas de cultivo”, añade Suárez mientras camina por la pequeña planta, en la que trabajan seis personas, y en época de zafra se contrata, eventualmente, a 25. ¿Bastantes? “Es que se procesan 3.000 kilos por día en el lapso de nueve horas. Como no se manejan conservantes, todo tiene que ser rápido. Desde que se rompe el coco (literalmente de un golpe) hasta que se lo coloca en la cámara en frío, no pueden pasar más de 20 minutos, porque se pierde calidad”, responde Suárez.

Claro, el esfuerzo da recompensa a todos: al agricultor, por ejemplo, se le ha subido su ganancia de un boliviano a dos bolivianos por kilo, mientras que Madre Tierra en 2008 comerció 26 toneladas. La organización está en un proceso de certificación orgánica y eco social (similar al precio justo), y según su política, la economía también puede ser solidaria. “Cuando hay mejores ganancias, se paga mejor por el fruto”, dice el gerente.

La palabra biocomercio engloba todo el proceso de industrialización, desde la cosecha hasta la venta. La Fundación Amigos de la Naturaleza es experta en el tema y por ello apostó por trabajar en forma conjunta con la empresa que industrializa el copoazú en Riberalta; como dato: esta entidad pretende potenciar, este año, 86 iniciativas, como la de Madre Tierra. El objetivo es conseguir el mayor beneficio para el agricultor, a largo plazo, lo que obliga a hombres y mujeres a proteger la fuente de sus ingresos. “El copoazú a uno lo saca de apuros”, resume don Leoncio.

El 80 por ciento de Ama-frut, la marca que creó Madre Tierra para la pulpa congelada, se queda en la calurosa Riberalta. Es común ver carteles que ofrecen jugos y helados elaborados con el fruto amazónico. De la pulpa se hacen refrescos (delicioso, de verdad), vinos y licores, y de la semilla se obtienen manteca y aceites, que son la base para productos cosméticos (la famosa marca Natura, de Brasil, lo emplea por su comprobado poder de hidratación). “También se preparan mermeladas y cupulate, aunque en menor cantidad. Estamos más concentrados en producir materia prima”, dice Suárez. Este comercio también llega a Trinidad, a La Paz y, por supuesto, a Santa Cruz. Quieren exportar, pero primero aspiran a conquistar el mercado nacional.

El copoazú ha ganado tanta popularidad, que hay 300 familias repartidas en 21 comunidades del municipio de Riberalta que se dedican a su recolección; en Guayaramerín hay alrededor de cinco y otro tanto en el municipio Gonzalo Moreno, de Pando. Eso sí, el 90 por ciento de lo que se produce en la amazonia boliviana se concentra en Riberalta, aunque lo que genera está lejos de los índices económicos de la poderosa castaña, que por exportaciones obtiene entre 50 y 70 millones de dólares.

Los seguidores del fruto amazónico saben que no pueden hacerle sombra, pero lo que quieren es que el boliviano descubra el sabor único de su copoazú.

805 de la producción de copoazú es consumida en Riberalta. De las 26 toneladas que se produjeron el año pasado, 22 se quedaron en el departamento y sólo tres se comerciaron en Santa Cruz

200 mil kilos o si quiere hasta un millón, es la capacidad de producción que tiene la planta de Madre Tierra, en la que se obtiene la pulpa de copoazú

Los champùs de Doña Roxana

Son artesanales. Se basan en castaña, en su aceite y leche. Y la “fórmula de la abuelita” está mirando con buenos ojos al copoazú y al aceite de majo. Uno de sus secretos es el uso de agua de lluvia como materia prima.

De niña su madre solía realizarse masajes de almendra en su frondosa cabellera; por ese tiempo, ni por curiosidad se le cruzó la idea de hacer su propio champú y acondicionador. Pero las cosas de la vida la llevaron a volcar su mirada en una creencia arraigada en el pueblo… “En Riberalta, la gente siempre ha usado almendra, porque ponía bonito el cabello, lo tonificaba y revitalizaba. Me di cuenta, por ejemplo, que los ancianos que la usaban no tenían canas o tenían pocas. Le pregunté a una mujer de 80 años cómo se cuidaba, porque no lo tenía ni picado, mientras que el mío estaba mal. Me dijo que su secreto era el aceite de almendra”, recuerda Roxana Pinto.

Después de un tiempo se encontró con unas señoras que ofrecían champú en una feria, y doña Roxana se dijo a sí misma: “¿Y por qué no puedo hacer lo mismo?” Una de las mujeres fue a su casa a enseñarle cómo prepararlo, le dio la fórmula básica, pero luego empezó a experimentar con aceite y con leche de almendra, aunque descubrió un mejor aliado: en lugar de usar agua destilada, era mejor emplear el agua de lluvia. Sus familiares, amigos o todo quien llegaba a su casa en Riberalta probaba la efectividad de la fórmula que doña Roxana escribía minuciosamente en un cuaderno. “Me obsesioné”, añadió.

Su primer champú fue de un litro, que lo dividió en varias partes y lo vendió a sus conocidos. Seguidamente, fue aumentando las cantidades hasta llegar a 100, 250 o 1.000 unidades. “Ahora último hicimos 3.000 unidades, cada una de 450 ml”, dice la propietaria de una marca que está recibiendo el apoyo de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN), como parte de su programa de biocomercio. Champú Roxana, como se llama, es artesanal y es en los meses de lluvia cuando se guarda parte de la materia prima que le servirá para su producción. Gracias a FAN ha mejorado el tiempo que destina a su elaboración. “Al principio, dice ella, tardaba mucho. Comenzaba a la una de la tarde y no terminaba hasta las siete de la noche. Pero vino un químico de FAN, que me enseñó a hacerlo en dos y tres horas. Reducir el tiempo ya es ganancia”, detalla Pinto, que ahora ofrece no sólo champú de almendra, sino también de manzanilla y de aloe vera.

La fórmula de la abuelita, como dice doña Roxana, está mirando con buenos ojos al copoazú y al aceite de majo. En su fábrica, tres mujeres la ayudan; el secreto está en batir con calma, sin perder nunca la paciencia; jamás, dice ella, hay que hacerlo con prisa, porque se hace agua. “Uno tiene que tomarse su tiempo para hacer las cosas como se deben hacer”, resume la propietaria. Todavía tiene muchas cosas que mejorar si quiere ser competitiva, como aprender algo de costo o mejorar el diseño de su presentación. Ella es consciente de que todavía le queda por delante un largo camino, pero su sentido común se ha unido a su conocimiento empírico, y ambos le dicen que su champú dará que hablar.

30% es la cantidad de pulpa que tiene un fruto como el copoazú (el cacao tiene menos). La semilla representa el 20 por ciento y la cáscara, el 50 por ciento

FOTOS • Faud Landívar

Fuente: http://www.laprensa.com.bo/domingo/06-09-09/06_09_09_edicion3.php

  1. Ariel
    Sábado, 2 de Marzo de 2019 a las 12:32 | #1

    Ofrecemos pulpa de copoazu al por mayor desde riberalta para todo el país, puede contactarnos al 69371636

    @wilfredo

  2. jeffrey
    Sábado, 2 de Febrero de 2019 a las 17:53 | #2

    hola quisiera saber si usted comercializa la fruta como tal es para un trabajo de investigación por favor comuniquese conmigo es de urgencia jeffreygome@gmail.com

  3. Mauricio Elias
    Jueves, 15 de Marzo de 2018 a las 22:24 | #3

    me dirijo a ustedes para solicitar precio de la manteca de copoazu para la fabricación de jabón en la ciudad de Cochabamba
    Saludos
    Mauricio Elias

  4. wilfredo
    Jueves, 27 de Junio de 2013 a las 16:59 | #4

    necesito comprar pulpa de copuazu. estoy en Santa cruz- Bolivia y apunto de emprender un gran proyecto. necesito un buen proveedor. adjunto mi celular
    cel.77462337

  5. Jueves, 31 de Enero de 2013 a las 17:22 | #5

    hola!
    bueno actualmente soy productor de copoazu, noni y proximamente araza.
    si desean comprar plantas(1a2 años)o pulpa de fruta por kilo al por mayor y menor (contamos con registro sanitario y toda la documentacion al dia) sus consultas no molestan 591 79730352

  6. Giovana Ojopi Justiniano
    Domingo, 30 de Octubre de 2011 a las 23:22 | #6

    hola mi nombre es Giovana Ojopi soy de guayaramerin Beni estudio en la ciudad de Santa Cruz Bolivia estoy por egresar de Ing. Comercial y quiero poner una microempresa de productos derivados del copoazu en la ciudad de santa cruz ya que conosco esta fruta y quisiera saber como comprar.

  7. Sábado, 25 de Junio de 2011 a las 12:51 | #7

    hola amigo, vi tu anuncio en cuanto al interes de comprar pulpa de copoazú,para una jugeria en Lima Peru,bueno yo puedo comercializarte el producto, me puedes llamar a mi celular 72177429, o mi telefono fijo al 3397751,o me escribes a mi correo eroiman@hotmail.com.

  8. Henry Guthrie
    Viernes, 3 de Diciembre de 2010 a las 15:29 | #8

    si gustaria hablar de negocios este es mi numero +59176609535

  9. rogers
    Miércoles, 10 de Noviembre de 2010 a las 04:48 | #9

    me gustaria comprar plantas de copoazu ,no se si alguien me puede indicar a quien puedo recurrir para adquirirlos.
    a y adelante a los productores de riberalda.
    correo: am.rogers@hotmail.com

  10. JOSUE
    Domingo, 24 de Octubre de 2010 a las 10:37 | #10

    ME GUSTARIA COMPRAR PULPA DE COPOAZU NO SE SI ALGUIEN ME PUEDE AYUDAR PARA JUGUERIA EN LIMA – PERU

  11. RONALD IBARRA QUIROGA
    Martes, 12 de Octubre de 2010 a las 22:18 | #11

    me interesa la explotacion de este cultivo pero la inquuietud mas grande que tengo en como puedo propagar este fabulosimo manjar denominado copoazu porfavor a quien pueda mandarme informacion sobre esta gran curiosidad le agradecere infinitamente i si requieren alguna informacion que yo pueda ofreser se las dare muy cordialmente felicidades por los articulos sobre copoazu a los autores
    mi correo es juanito_quiroga@hotmail.com

  12. Rafael Sainz Morales
    Sábado, 4 de Septiembre de 2010 a las 14:57 | #12

    Me interesa informacion sobre la comercializacion local de este producto (copuazo), si tienen la ficha tecnica seria muy importante, tenemos intenciones de fabricar productos de exportacion (preferible cotizar aceite costo kilo puesto scz), atte. Rafael Sainz M.

  13. miguel pérez
    Miércoles, 28 de Julio de 2010 a las 11:25 | #13

    Gracias a Dios que nos dio tan grandiosa y sabrosa fruta, el Copoazú es una fruta con sabor incomparable, yo estimo que aqui a 10 años su producción llegará a la de la castaña…

  14. jose A C_G
    Miércoles, 30 de Junio de 2010 a las 14:41 | #14

    llamar al 70927689 manteca de copoazu a 30bs el kl

  15. Sábado, 16 de Enero de 2010 a las 14:45 | #15

    Es un Producto que tiene multilpes propiedades nutricionales Necesito comprar pulpa de copoazú para elaborar productos alternativos como ser: bebidas, mix. Favor contactarse por mi correo electrónico: yepezfernando@hotmail.com

  16. Victor
    Miércoles, 30 de Septiembre de 2009 a las 22:09 | #16

    la fruta es muy agradable le aconsejo a todos

  17. Jose Luis Beyuma
    Lunes, 14 de Septiembre de 2009 a las 13:13 | #17

    SOLO SALUDOS A TODO EL PERSONAL DE APPA MUY INTERESANTE LO UE HACEN LOS HERMANOS CAMPESINOS DE LA ZONA AL PRODUCIR LA MATERIA PRIMA DE LA EMPRESA QUE SE ENCARGA DE LA TRANSORMACION DEL PRODUCTO.LES ESCRIBO DESDE LA BIBLIOTECA DE MI ESCUELA ESA-CP SANTA CRUZ.

  18. Domingo, 6 de Septiembre de 2009 a las 18:43 | #18

    me quede boquiabierto,esto de los copoazú es hermoso, desde las plantaciones, el proceso de la produccion, los usos y los emprendimientos, las variedades de usos, es verdaderamente reconfortante, nuestra gente merece eso y mucho mas, estoy tan orgulloso de ser de esas tierras, amo todo lo nuestro, que Dios los bendiga y la Mamita los proteja, Dr. Landivar. Si alguna vez puedo servirles por estos lados con todo amor y cariño, lo hare.

  1. Sin trackbacks aún.